16Abr

Essarp Leadership Retreat

La semana pasada los School Heads de ambas sedes participaron del “ESSARP Student Leadership Retreat”.

Los School Heads de ambas sedes, Maria Dolabjian y Joaquin Rotilli (Sede Fundadora) y  Julieta Labollita y Vicente Revello (Sede Pilar) participaron del “ESSARP Student Leadership Retreat” junto a alumnos de otros colegios.

 

Compartimos con ustedes su testimonio:

 

Vicente Revello:

El retiro fue realmente una experiencia inolvidable, desde la gente hasta el lugar todo era perfecto, todo el mundo estaba dispuesto a aprender del otro y a nutrirse de conocimiento.

Los coordinadores fueron el alma del retiro y cada uno tenía algo para aportar ya sea en lo teórico como en lo emocional, todos eran una fuente de conocimiento dispuestos a compartir con los capitanes. Dos coordinadores que realmente me marcaron fueron Dorni, un hombre que estaba transitando una enfermedad y logró tomarla como una fortaleza. No solo logró abrirse a nosotros y contar sus experiencias, sino también enseñarnos que no hay nada que nos pueda detener. Y ben Walden, un actor británico quien era fuente de saber ilimitado y nos compartió parte de ese saber para para ser mejores líderes.

Lo que más me gustó del retiro fue el hecho de aprender a escuchar a las demás personas y lograr abrirme hacia mis pares. Me dí cuenta que ser un buen líder no significa saber delegar, sino saber acompañar para que el objetivo se cumpla lo mejor posible.

 

Julieta Labollita: 

Llegué al retiro bastante nerviosa porque no conocía a nadie más que a Vicente Revello, y con muy pocas expectativas; creía que iban a ser tres días para zafar del colegio, capaz hacerme un par de amigos y aprender algo sobre liderazgo pero de una manera muy formal y aburrida. Me terminé encontrando con algo completamente distinto.

Desde el momento en que llegué me sentí muy cómoda, a medida que iban llegando los demás chicos super dispuestos a abrirse y compartir. Terminé haciéndome muchos amigos y conociendo personas increíbles con quienes compartí muy lindos momentos. En todo el grupo se creé una confianza increíble que siento imposible poner en palabras. Además de conocer gente nueva, rescato mucho que pude conocer una parte de mi que hasta ahora no había visto. En todas las actividades había partes de introspección que me sirvieron mucho para conocerme y crecer. Aprendí la importancia y el poder de estar realmente conectado con el momento, la naturaleza, con los demás y con uno mismo. Si uno no tiene en cuenta esto, realmente es muy difícil liderar. Aprendí que para ser líder, hay que ser uno mismo, y que primero tenemos que aceptarnos y querernos como somos porque si nosotros no lo hacemos, es muy difícil que alguien más lo haga.

Volví de este retiro con una mirada de las cosas completamente distinta. Disfruté cada momento y me encantaría que todos mis amigos pudieran haber vivido esta experiencia inolvidable.

 

María Dolabjian:

El colegio me dio la oportunidad de asistir al retiro de líderes de ESSARP para estudiantes secundarios que sostienen una capitanía en sus colegios. Al enterarme sobre este programa, lo primero que pensé fue un tipo de curso de cómo mejorar mis habilidades como líder, y de informarme sobre qué y cómo lograrlo. Sin embargo, desde el minuto uno del retiro me di cuenta que todas mis especulaciones previas eran totalmente erróneas. Esta experiencia me cambió en muchos sentidos, me hizo conocerme mas a mi misma, a entenderme y abrirme con otros, además de conocer gente muy capaz. Los ejercicios eran de introspección y nos daban un momento y las herramientas para entendernos mejor a nosotros mismos así poder liderar. La lógica detrás de esto es: si un líder no confía en uno mismo, y está seguro de sus decisiones no podrá liderar otros.

El lado humano de este retiro, es algo que realmente me impactó. La confianza generada y el nivel de conexión entre los 44 alumnos presentes fue impactante. Realmente parecíamos amigos de toda la vida, confiando uno en el otro, riendo, y compartiendo. Cuando compartimos nuestras limitaciones, me sentí acompañada en ellas ya que muchos compartian parecidas, y fue un momento de mucha conexión.  Me llevo re lindos momentos, un montón de cosas aprendidas,vinculos  y un grupo que hasta puedo llamar amigos, Y planeo seguir viendo.

Noches donde cantábamos todos juntos, compartimos cosas, hacíamos fogones y nos quedamos hablando hasta tarde. La comida y el lugar muy lindo, y los coordinadores y acompañantes muy capacitados,  profundos.

Una experiencia única y enriquecedora totalmente. Agradezco mucho la oportunidad ir.  


¡Felicitaciones a todos!